fbpx
Tod@s hemos pasado alguna vez por el proceso de búsqueda o venta de un inmueble y, aunque creemos que nosotros mismos somos capaces de ejercer las funciones de un agente inmobiliario,  la realidad es que es un trabajo que requiere mucho tiempo, dedicación y conocimiento y que , sin duda, una vez nos decidimos a contratar a un agente especializado, agradecemos su atención, dedicación, conocimiento y profesionalidad y, sobre todo, la preocupación y empatía ante nuestras necesidades, bien a la hora de encontrarnos un ‘hogar’ nuevo, o bien a la hora de vender el hogar en el que hemos vivido tantos años a un precio apropiado para ambas partes. Aunque la profesión de agente inmobiliario no requiere titulación universitaria ni estudios específicos, son amplios los conocimientos que debe tener si quiere realizar un trabajo profesional. Sus competencias abarcan: la capacidad de ordenar y priorizar tareas, la aptitud necesaria para atender incidencias, competencias sobre impuestos relacionados con la vivienda y sus normativas de arrendamiento, conocimientos sobre redacción de contratos de compraventa y alquiler inmobiliario, conocer todos los derechos y obligaciones de las comunidades de propietarios, la ley de arrendamientos urbanos para saber qué es legal y qué no lo es, saber cuáles son las leyes que afectan a cada municipio, lidiar con la notaría y representantes legales, y conocer bien las reglas de juego del mercado inmobiliario. Eso en cuanto a conocimientos a los que debe aspirar un agente inmobiliario profesional y de confianza, como los que forman parte del equipo de Immo Inteligent Sistem S.L. Un agente inmobiliario es, en su esencia, un profesional de la venta de propiedades. En su campo profesional, destacarán aquellos que sepan aprovechar y potenciar sus mejores virtudes para destacar del resto de sus compañeros y conseguir una ventaja competitiva. La cantidad o número de horas que deberá dedicar cada agente dependerán de la agencia en la que trabaje, e incluso de la zona demográfica en la que se encuentren sus productos de venta, compra o alquiler. Pero las funciones son básicamente las mismas para todos, y se engloban en tres grupos principales:
  1. El sector comercial (venta, marketing y captación): La venta es la parte en la que los agentes se juegan su trabajo, salario y reputación. Desde el trato con los clientes hasta la parte de marketing, en la que mostrarán la propiedad en persona, o pondrán sus productos a la venta en plataformas y bases de datos. Pensemos que todas las tareas y responsabilidades de un agente conducen, directa o indirectamente, a la venta. Un buen agente inmobiliario debe destacar en sus funciones de negociación, pues los mejores serán aquellos que destaquen negociando. Es la parte decisiva y donde se juegan sus cartas a la hora de conseguir la firma de una venta. Pero para conseguirlo no sólo necesitan conocimientos ‘teóricos’, sino que también deben ser grandes conocedores de las personas y ser capaces de definir y cualificar a su cliente, usar sus armas a su favor a la hora de promocionar una propiedad y conocer las necesidades de éstos, destacando en el arte de empatizar con ellos. Deben identificarse con sus problemas y saber dar solución a las incidencias que se presenten; conocer a las personas y saber ponerse en su piel es fundamental en las labores de negociación. Un buen agente debe priorizar siempre el área comercial, teniendo siempre presente que sin visitas no hay ventas y que en una negociación todos deben volver a su casa con la sensación de que se ha cedido, pero también se ha obtenido un beneficio.
Dicho esto, podemos afirmar que la mayor parte del tiempo de un agente se consume en visitas a inmuebles y en el trato con sus clientes, que pueden suponer hasta un 70% del trabajo total, lo que implica que el agente debe saber planificarse bien para optimizar cada salida.
  1. Asesoría legal y gestión (burocracia, papeleo y contratos): Nos referimos a ordenar y priorizar tareas, atender incidencias, preparar contratos, presentar ofertas, detallar las características de las nuevas propiedades, gestionar los anuncios en portales inmobiliarios, hacer frente a decenas de llamadas, correos electrónicos, mensajes, informes y reuniones de negociaciones.
  2. Estudio de mercado: Se trata de conocer los derechos y obligaciones de las comunidades de propietarios, la ley de arrendamientos urbanos para saber qué es legal y qué no lo es, saber cuáles son las leyes que afectan a cada municipio, conocer bien las reglas del juego del mercado inmobiliario y estudiar el mercado de su zona de trabajo, para detectar oportunidades de negocio.
  De todos esto deducimos que, detrás de un agente inmobiliario profesional encontraremos a una persona preparada, empática y preocupada por las necesidades de sus clientes y por ofrecerles un trato personalizado y exquisito. Una persona que sabe escuchar y ser paciente, con dotes comerciales y gran investigador. Al menos eso es lo que pensamos nosotros, y por lo que luchamos día a día todo el equipo de Immo Inteligent Sistem S.L. Y, por esta misma razón, nos concentramos en encontrar la fórmula más adecuada para ofreceros el mayor abanico de inmuebles que nos sea posible. Y, en el caso de los clientes que confían en nosotros para vender su propiedad, la más alta difusión local y nacional. Para ello trabajamos, codo con codo, con portales inmobiliarios de gran repercusión, como Fotocasa o Apialia, un conjunto de agrupaciones comerciales inmobiliarias territoriales donde, todos aquellos agentes inmobiliarios que participamos en el colectivo API, compartimos la comercialización de todos y cada uno de nuestros inmuebles. Aquí os dejamos un documento dónde encontraréis las respuestas sobre el abanico de posibilidades que os ofrecemos con nuestra unión. Escrito por Laia Iborra.   [pdf-embedder url=»https://www.barcelonaimmo.com/wp-content/uploads/2020/03/agentesapialia.pdf» title=»Agentes Apialia»]
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 08:00 to 20:00